Cómo anular un contrato swap

Ahora que se han declarado abusivos este tipo de contratos, las personas que los hayan utilizado pueden pedir la nulidad amparándose en esta nueva afirmación y en la poca cantidad de información real recibida en el momento de la contratación.

Para pedir la nulidad de un contrato swap hay que:

  • Contactar con atención al cliente o con el defensor del cliente, quien corresponda
  • Si no se consigue resolver la reclamación por este medio, se tiene que ir al servicio de reclamaciones del Banco de España, la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones y la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Este contacto se puede hacer por vía telefónica, telemática, internet o vía postal.
  • Si no se consigue por esta otra vía, se debe acudir a los Tribunales de Justicia. Con esto no sólo se reclamará la nulidad, que se tiene que aceptar ya que estos contratos son considerados abusivos, sino que también se puede reclamar por daños y perjuicios

Debemos saber que los contratos swap son contratos que se realizaban con anterioridad y por medio de los cuales los bancos, mediante la excusa de contratar reaseguros, hacían que los clientes referenciaran un crédito a un tipo de interés fijo en un plazo que establecían sin tener en cuenta factores externos. En la actualidad, este tipo de producto se considera abusivo por parte de las entidades de Justicia, y es por eso por lo que se puede pedir la nulidad.

Una de las principales razones de esta nulidad es que no se ofrecía información sobre las condiciones de este producto. Por eso mismo, la nulidad supone no obligarse a pagar las liquidaciones pendientes y que el banco tenga que devolver las anteriores que se basaban en el contrato swap. Los bancos indicaban que era un reaseguro, y sin embargo sólo eran una cláusula creada para asegurarse ese interés fijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *